A Border Patrol agent apprehends immigrants shortly after they crossed the border from Mexico near McAllen, Texas, on March 26.
Un agente de la Patrulla Fronteriza detiene a inmigrantes poco después de cruzar la frontera desde México cerca de McAllen, Texas, el 26 de marzo. latimes.com (Loren Elliott / AFP/Getty Images)

El poder de política exterior, que se encuentra en el Artículo I y el Artículo II de la Constitución de los Estados Unidos, otorga al gobierno federal el poder de regular nuestros procedimientos de inmigración. Durante muchos años, Polo ha advertido a las autoridades federales sobre las posibles implicaciones para la seguridad nacional de tener una frontera abierta que permita a los agentes de inteligencia extranjeros, nicaragüenses, venezolanos y cubanos entrar libremente a operar dentro de nuestras fronteras.

Como inmigrante que es, Polo entiende la necesidad de una reforma migratoria. Sin embargo, también entiende que cualquier conversación sobre la reforma migratoria debe ocurrir después de que nuestra frontera esté asegurada. Además, tenemos leyes de inmigración que nuestra administración actual está instruyendo a las agencias a ignorar, y eso es totalmente inaceptable.

Debe fomentarse la inmigración legal y el procesamiento inmediato de inmigrantes legales. Polo culpa a la administración actual por alentar el comportamiento ilegal y exponer a niños y mujeres a los horrores del tráfico, el abuso sexual y la explotación sexual.

Una vez asegurada la frontera, en un esfuerzo por evitar que cualquier partido use a nuestros inmigrantes como trofeo de votación, cualquier propuesta de reforma migratoria debe ser con la eliminación expresa del derecho al voto en consideración para obtener todos los demás beneficios asociados con la legalización.

El argumento de la izquierda acerca de que el derecho al voto es un derecho absoluto para los ciudadanos estadounidenses es infundado y frívolo. Desde la promulgación de la Enmienda 14, la Constitución de los EE. UU. ha sido enmendada cuatro veces más para prohibir que los estados, una vez que le den el derecho al voto a sus ciudadanos, nieguen el derecho al voto por motivos de raza, color o condición previa de servidumbre (15), sexo (19), falta de pago de la encuesta. impuestos (24), y edad, 18 años o más (26). No hay otros factores enumerados que impidan que los gobiernos federal o estatal eliminen el derecho al voto en función de otras condiciones.

Ninguna disposición constitucional afirma que existe el derecho al voto. Las disposiciones existentes afirman que los estados no pueden negar el derecho al voto con base en los criterios antes mencionados.

Debemos TERMINAR EL MURO Y ASEGURAR NUESTRA FRONTERA para proteger a Estados Unidos de cualquier enemigo extranjero.

Related Posts

Deja un comentario